Pararse a oler las rosas


Vivimos rápido, nos dejamos llevar por la marea, por las supuestas obligaciones o por lo que está de moda. No nos paramos a pensar ni, por tanto, a disfrutar.

En algún momento nos creímos un modelo, nos entusiasmamos con llegar a todo, estar perfectas y ser las mejores. Agotador.

Por suerte, si probamos a dejar de acelerar, descubriremos el olor de las rosas que hay en el camino y ya no querremos correr más.

Desde siempre han existido corrientes que defienden el buen hacer, el ritmo lento y el consentirnos porque sí.

Mindfulbeauty es una actitud, es recordar la importancia de rodearnos de cosas y personas bonitas y de sentirnos a gusto, por fuera y por dentro.

Es vivir en el presente, disfrutando de lo cotidiano.


El primer paso para conseguir querernos es conocernos y para eso, tenemos que aprender a escucharnos.

Imaginemos asumir nuestros defectos en lugar de pasarnos el día machacándonos por ellos.

Ojo, que eso no implica resignarnos, siempre tendremos capacidad de mejora, cada una que decida en qué campo le apetece hacerlo.

Sugiero que una vez que descubramos nuestros puntos fuertes, abusemos un poco de ellos. Imaginemos levantarnos cada día con ganas de dar nuestra mejor versión.

Es fundamental cuidarnos por dentro pero no subestimemos nuestra apariencia.

Ser guapa es una actitud, así que caminemos derechas y con la barbilla bien alta; salgamos al mundo con ganas de comérnoslo o, al menos, con fuerza suficiente para que no nos devore él.

El mejor tratamiento de belleza es una sonrisa de oreja a oreja. La belleza está en el cuidado de lo cotidiano y no es cuestión de cantidad, es más bien de calidad.

Pongamos atención en lo que está dentro, cuidemos nuestros pensamientos, cómo nos hablamos, valoremos el descanso y también el combustible que nos damos.

Pensemos qué nos nutre y nos llena de energía, brindemos también con agua y riámonos, sobre todo de nosotras mismas.



Ordenar nuestro entorno para encontrarnos a gusto en él.

Usar colores que nos transmitan energía, buscar momentos para estar con nosotras solas.

Leer, bailar, curiosear y regalarnos experiencias nuevas.

Cuidarnos porque sí, sin sentirnos culpables.

Cuanto más mimos nos concedamos y más lustrosas nos sintamos, más capacitadas estaremos para dar y escuchar.

Mindfulbeauty es mirar con ojos de niña, como si fuese la primera vez. Disfrutar con lo que descubrimos y dejarnos sorprender.

Es decidir que hoy es un día especial, ese en el que vamos a rodearnos de cosas, de personas y de momentos geniales.


Resumen de artículo publicado en https://www.wearitslow.com/2020/10/15/mindfulbeauty/

31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Febrero