Febrero

Febrero es un mes de tránsito, se acabó la Navidad y todavía no ha llegado el buen tiempo. Ya no tenemos excusa para los excesos y seguimos con los coletazos de fin de año y la cuesta de enero que nos dejaron bajo mínimos.


Febrero es para pasarlo de puntillas, deseando que empiece el buen tiempo y que aparezcan las primeras flores. Este año además, queremos que lleguen más vacunas, que bajen los contagios y que podamos volver a eso que ahora llamamos la vieja normalidad.


Poco podemos hacer respecto a aspectos ajenos a nuestras decisiones pero mucho en cuanto a como nos tomamos todo esto que está sucediendo.


El mal rollo, el espíritu negativo y las pocas ganas se contagian todavía más rápido que el COVID.


Sugiero que paremos y echemos un vistazo alrededor. Disfrutemos de LO que tenemos y de LOS que tenemos, callemos lo que no aporta y compartamos lo que sí.


Los psicólogos que le ponemos nombre a casi todo hablamos de profecía autocumplida.


Brindemos por un febrero estupendo, creamos en ello y si insistimos en ese pensamiento, probablemente consigamos que así sea.

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Acaba de comenzar el mes del dolce far niente por excelencia, al menos unos días y al menos en España. Lo que más escucho es: necesito descanso, tomarme las cosas con tranquilidad y estar con los míos